top of page
Search

Los beneficios económicos del blended learning


En el segundo año de convivencia con el covid-19, los colegios de todo el mundo están descubriendo que el blended learning no solo representa significativos beneficios académicos, sino que brinda permanentes ventajas económicas para sobrevivir y sobresalir en la cambiante industria educativa.


Michael E.Spencer



Los últimos dos años han sido espectaculares para el crecimiento y posicionamiento del modelo educativo mixto o blended learning a nivel mundial.


Antes de 2020, la virtualidad representaba apenas un pequeño porcentaje de la educación; las plataformas en línea eran solo un complemento de las aulas convencionales. La pandemia, sin embargo, aceleró la implementación de herramientas digitales combinadas con clases presenciales, lo cual puso en evidencia las enormes ventajas que tiene el modelo blended learning para el aprendizaje y los bolsillos de padres y colegios.


Me explico con un ejemplo. Un colegio que antes de la pandemia necesitaba un profesor para impartir la clase de inglés a grupos de 20 o 30 estudiantes cada uno, en 2020 decidió adquirir dos novedosas herramientas digitales que le permitieran la enseñanza del idioma a distancia: con una plataforma los chicos aprendieron a escribir en inglés y con la otra, a leerlo. El profesor pasó de estar físicamente en el aula a ser un tutor virtual que brindaba asesoría y acompañamiento con énfasis en quienes más lo necesitaban.


El resultado de esta implementación tecnológica fue una revelación para todos. Los estudiantes no solo pudieron aprender inglés desde sus casas, a partir de su propio nivel y a su ritmo, sino que el proceso les tomó menos tiempo debido a que ambas plataformas fueron creadas específicamente para esas destrezas y su desempeño ha sido probado y demostrado por sus desarrolladores en diversas partes del mundo.


El profesor, por su parte, pudo optimizar el uso de su tiempo al enfocarse en los estudiantes que requerían de más tutoría, mientras los alumnos más avanzados aprendían a una velocidad mayor, una modalidad conocida como flipped classroom o aula invertida y que da a los alumnos un rol más activo y autónomo de su educación.


Y para el colegio el beneficio también fue enorme. La incorporación de estas herramientas digitales le permitió tener grupos de estudiantes más grandes, con un solo profesor, con lo cual pudo ofrecer precios más competitivos, un servicio más accesible para más personas y aumentar sus beneficios económicos. Fue un gana-gana para todos.


El modelo blended learning no es nada nuevo, pero quienes trabajamos en tecnologías de la educación hemos presenciado desde la primera fila cómo las herramientas digitales que eran usadas de forma experimental antes de 2020, pasaron a ser parte de las instituciones educativas conforme demostraron su efectividad pedagógica y económica.


La pandemia fue un catalizador del blended learning. Nos demostró que, si se cuenta con herramientas innovadoras, implementación correcta, permanentes beneficios económicos y aprendizaje demostrado, no hay razón para volver a modelos educativos únicamente presenciales.


La educación mundial se encuentra en un punto de inflexión. La forma en que los profesores enseñan y los estudiantes aprenden cambió para siempre. Lo que se viene es una transformación de la industria educativa de una forma en que nuestras generaciones jamás lo habían visto.


En la última década, la empresa que dirijo ha sido un puente entre creadores de productos educativos que desean expandirse al mercado internacional y entidades educativas dispersas en todo el mundo que requieren de plataformas digitales y acompañamiento para implementarlas. El vertiginoso crecimiento de esta industria a partir de 2020 aceleró el desarrollo de las herramientas, así como la demanda mundial para adquirirlas y ponerlas al servicio de estudiantes y profesores.


Nos encontramos apenas en el inicio de una gran transformación y democratización educativa. Quienes trabajamos en esta industria y anhelamos que el conocimiento sea un bien accesible para todo el mundo, tenemos ante a nosotros una puerta abierta de oportunidades.



Michael E. Spencer es el CEO y fundador de Global Expansion Strategies, una empresa de inversión y crecimiento internacional con sede en Silicon Valley y que trabaja con empresas educativas para su expansión a nivel mundial. Spencer es un experto y ejecutivo de la educación con más de 20 años de liderazgo global, gestión, operaciones, desarrollo de negocios y experiencia de inversión en el mercado K-12 (educación preprimaria, primaria y secundaria). Además de ser director sénior de Desarrollo de Negocios Internacionales en K12 Inc. durante 6 años, fundó o cofundó numerosas empresas de tecnología de la educación como ASSIST Education, One2OneMate LLC, QuickPAD Technology Corporation, H45 Technology Corporation y The Minden Group LLC. Todas ellas lograron un crecimiento superior al 100%, año tras año desde su creación, lo cual dio lugar a rondas de financiamiento A y B, así como a salidas exitosas. En 2021, Spencer fue finalista de los EdTech Adwards en la categoría de Global Leader. Los premios EdTech son el principal programa de tecnología educativa que reconoce destacadas contribuciones a la tranformación de la educación a través de la tecnología.

67 views0 comments
bottom of page